10 tips para lograr que tus hijos duerman mejor | storybook-app

La hora de dormir puede volverse una batalla entre tus hijos y tú, para lograr que todos los miembros de la casa duerman más y mejor; te presentamos 10 tips para que puedas ganar esta guerra.

  1. Programa una hora de dormir personalizada

Dormir ayuda a los niños a crecer con salud, ayuda a asentar la memoria permitiendo que el cerebro descanse y protege el cuerpo de posibles infecciones.

Dependiendo de su edad los pequeños requieren de distintas horas de sueño durante el día y la noche, descubre cuántas horas necesita tu pequeño para poder despertar lleno de energía por la mañana.

1 a 4 semanas: Los recién nacidos duermen de 16 a 17 horas siendo 9 horas por la noche y el resto por el día. Sin embargo la mayoría aún no diferencia el día de la noche, por lo que sus períodos de sueño pueden variar mucho.

1 a 4 meses: Los bebés de esta edad necesitan aproximadamente 14 horas de sueño, sin embargo pueden tomar varias siestas de hasta 3 horas al día. Es a esta edad que debemos establecer hábitos a la hora de dormir.

4 meses a 1 año: A esta edad los pequeños ya diferencian entre el día y la noche, sin embargo aún despiertan con hambre o porque necesitan ser cambiados. Deben dormir aproximadamente de 13 a 14 horas.

1 a 3 años: Los bebes a esta edad necesitan de 12 a 13 horas de sueño

3 a 6 años: Idealmente se recomiendan de 11 a 12 horas de sueño para los niños de esta edad, sin embargo las responsabilidades de la escuela y otras actividades suelen interferir con estas horas.

6 a 12 años: 10 horas de sueño.

12 a 18 años: Una vez los pequeños se convierten en adolescentes no necesitan tantas horas de sueño, se recomienda que los jóvenes duerman por lo menos 8 horas durante la noche.

  1. Establece una rutina para dormir

Las rutinas son algo muy importante en los bebes, niños pequeños y adolescentes jóvenes, por ejemplo un baño, lavarse los dientes, una historia para dormir, música relajante, hablar en un tono de voz más bajo; son señales que indican a tus hijos que es lo que sigue después y así automáticamente tendrán sueño y dormirán después de su beso de buenas noches.

  1. Crea el ambiente perfecto para dormir

La habitación de tu pequeño debe motivarlo a dormir. Un lugar oscuro, fresco, tranquilo, con sábanas suaves y un peluche son ideales para conciliar el sueño. Los niños, en especial los más pequeños, muchas veces prefieren tener algo de luz en la habitación, por lo que una pequeña lámpara especial para dormir es aceptable.

  1. Establece una hora para despertarse

Si ya tienes claro cuántas horas de sueño necesita tu hijo para descansar plenamente, y has creado la rutina perfecta para la hora de dormir. ¡Fija la hora para despertar!, esta puede variar dependiendo de los días de escuela o fines de semana, sin embargo es aconsejable no variar mucho ni ser muy permisivos, ya que esas horas “extras” afectarán la rutina de sueño de tu pequeño.

  1. Apaga los aparatos electrónicos

Los televisores, computadoras, teléfonos, juegos electrónicos y cualquier aparato de este tipo debe ser removido de la habitación de tu hijo porque que promueven insomnio ya que la luz que estos dispositivos irradian, imitan la luz del día, esto confundirá el cerebro de tu pequeño y sus horas de sueño se pueden ver afectadas.

Además es importante que cualquier aparato electrónico sea apagado por lo menos 1 hora antes de la hora de dormir.

  1. Protégelos contra sus miedos

En lugar de descartar los temores a la hora de ir a dormir, enfréntate a ellos. Si consolar a tus pequeños de que no existe un “monstruo en el armario” no funciona, puedes intentar comprar un juguete especial que vigile la habitación por la noche o rociar la habitación con “spray anti monstruos” antes de acostarse. (Un rociador con una etiqueta creativa funciona bien)

  1. Asegúrate de que ejerciten

Es importante que tus niños realicen actividad física a lo largo del día, así estarán más tranquilos a la hora de dormir, sin embargo es aconsejable que ya no realicen ninguna actividad física por lo menos 3 horas antes de dormir, o estarán demasiado estimulados para conciliar el sueño.

 

  1. Quita la atención de “la hora de dormir” 

Así como los adultos, los niños también pueden tener problemas para dormir, apagar sus cerebros y simplemente descansar por la noche. En vez de aumentar la ansiedad al insistir que es “hora de dormir” intenta tranquilizarlo con ideas y ejercicios de relajación. Te invitamos a probar “Storybook” un aplicación que contiene cuentos y videos explicativos para realizar masajes a tu bebé, no solo lo ayudarás a dormir mejor, también crearás un gran vinculo con el.

 

  1. Evita las comidas y la cafeína antes de acostarse.

Es bien conocido que la cafeína es un estimulante y no es buena para los niños. Los bocadillos son aceptables antes de dormir, siempre y cuando sean saludables como frutas o verduras y en pocas cantidades.

Si tu hijo te pide comida antes de dormir, lo más aconsejable es darle un vaso con leche tibia y fruta o galletas integrales.

  1. Asegúrate de que tu hijo no posea desordenes de sueño

Presta atención, si después de todos tus esfuerzos tu hijo tiene dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido, se queda dormido en momentos inapropiados, sufre alteraciones de ánimo o inclusive tiene demasiado sueño (inusual para su edad), es posible que tu niño padezca de algún trastorno del sueño; si tienes alguna sospecha, habla con el pediatra de tu pequeño o realiza una cita con un especialista del sueño.

Fuentes