Dormir la siesta | storybook-app

3 pasos que debes seguir cuando tu hijo se niega a dormir la siesta.

Mientras más pequeños son tus hijos, necesitan más horas de sueño. Así pueden administrar la energía durante todo el día. Cuando crecen y llegan a los cuatro o cinco años, llega una temida tarde en la que se rehúsan a cerrar los ojos y dormir la siesta y así de simple los pequeños suelen abandonar este hábito, lo que muchas veces incurre en cambios de ánimo, se pondrán más irritables fastidiosos o se quedarán dormidos al atardecer, lo que perjudicará su sueño durante la noche.

¿Deberías obligarlo a dormir?, ¿va a dejar de dormir la sienta para siempre?

Tenemos la información que necesitas para ayudar a tu hijo a descansar el tiempo suficiente:

  1. Los niños deben tener rutinas, horarios y actividades constantes. A esta edad los pequeños aún no logran diferenciar entre los días de la semana, por lo tanto no podemos pedirles que duerman la siesta el fin de semana, si no lo hacen entre semana.Es necesario planificar las actividades del día pensando también en el horario de la siesta. En ese momento se podrán usar elementos o juguetes que el niño pueda vincular con el sueño, como ofrecerle su muñeco preferido, leerles un cuento o realizar masajes relajantes. Existen varias aplicaciones muy útiles para la hora de la siesta y conseguir que tus pequeños duerman más fácil. Por ejemplo Storybook es una aplicación que combina los beneficios de los masajes, con historias que crean un lazo especial entre los padres y sus hijos.
    Con esta rutina se buscará que todos los días, dentro de un mismo horario, se realicen las mismas acciones

    …así el pequeño las vincularán con el sueño.

  1. Llevarte la contraria: otra de las razones por la que tus pequeños se rehusan a dormir es porque a la edad de más o menos 3 años necesitan encontrarse como individuos, es decir que ellos están lidiando con problemas de autonomía y poder.…por lo que muchas veces eso significa hacer exactamente lo contrario de lo que dicen mamá y papá.

    Además el interés de los niños está en explorar el mundo, por lo que dormir la siesta no es una idea llamativa. No debes imponer la hora de la siesta, sino más bien hace

que suene como una idea atractiva con la que ellos están de acuerdo.

  1. Aprende cuando rendirte, si tu hijo no quiere dormir la siesta pero se muestra activo y feliz todo el día y por la noche, duerme la cantidad de horas suficientes, no habrá problema con que no duerma la siesta.De todas maneras la transición de permanecer despierto todo el día puede tomar varios meses, lo que requiere mucha paciencia y práctica. Quizá dormir la siesta puede ser demasiado para tu hijo, pero puedes adelantar la hora de la cena y de ir a la cama.


    Otra gran estrategia es cambiar la hora de la siesta, por una “hora tranquila”

    …en la que los niños en vez de dormir deben leer un libro, colorear, o realizar alguna actividad calmada.

BONUS

Suscríbete a Parently Guide y recibe completamente GRATIS un tutorial para realizar masajes relajantes a tus pequeños para la hora de dormir.

Referencias