Crianza

Cómo enfrentar la preadolescencia en los niños

Daniela Vega

Written By

Daniela Vega

Reviewed By

Subido el:

29/11/2023

Actualizado el:

2/2/2024

Tiempo de Lectura:

Esa niña alegre, divertida, que quiere pasar tiempo contigo, que le gusta conversar… de pronto se ha convertido en una personita intransigente, malhumorada, que no sabe que le pasa. Y ese chico tan estable, juguetón, atento, sé  vuelve reservado, se encierra en su habitación.. que ha sucedido? estamos entrando en los años de la preadolescencia de nuestros hijos, que con ciertas variaciones se sitúa entre los 10 y 13 años, aunque depende en gran medida del sexo; en las niñas se suele dar entre los 10 y los 12 años y en los niños entre los 12 y los 14.

En esta nueva etapa de la crianza tenemos que comprender  los cambios que están sucediendo en nuestros pequeños, quienes  poco a poco están dejando atrás   la niñez, ese período tan corto del ser humano, pero grande en aprendizaje, por cuanto han  asimilado muchísimo en esta  maravillosa e  importante etapa; ahora   nos aprestamos para una nueva época en que nuevamente debemos hacer  acopio de cariño y paciencia, así mismo   con cuidado y sensibilidad, conviene que  fortalezcamos  y estrechemos  el vínculo  con ellos.  Descubriremos ante nuestros propios ojos el milagro de la transformación de una oruga, en crisálida y luego en una hermosa mariposa, con sus alas abiertas para surcar el mundo. 

Edad cronológica vs edad mental 

Comienzan cambios  en su cuerpo,  ya  no será el de un niño, pero tampoco llegará todavía  al  desarrollo del cuerpo de un adolescente. Los cambios físicos pronto se  notarán, las niñas crecerán  más rápidamente que los niños, y con la llegada de su primera menstruación, culminará  esta etapa, mientras  que los varones, lo harán   gradualmente alcanzando su pico máximo  de crecimiento alrededor de  los 14 años. 

Los cambios relacionados con la actividad hormonal y su desarrollo natural  no solo se quedan en la parte física,  igualmente principia un cambio en su desarrollo intelectual que significa la evolución de niño a adolescente. A lo largo de su infancia, el niño es incapaz de percibir en la mayoría de las ocasiones las consecuencias que producirán sus actos en un futuro. En la preadolescencia comienza a preocuparse y a medir las posibles consecuencias de sus acciones. Esto representa uno de los primeros indicios del pensamiento maduro, que  chocará con su procedimiento a veces infantil. 

Otros cambios en su comportamiento:

  • Se enfadan con mucha intensidad, a veces desproporcionada, con ataques de ira o de rebeldía. 
  • Pasan rápidamente de una gran alegría que raya en la euforia, a un estado profundo de fastidio o disgusto.
  • Se preocupan más por su aspecto físico, y creen que los demás no los aprobarán. 
  • Se rebelan ante las reglas y normas de convivencia. 
  •  A nivel psicológico comienzan a dar señales de independencia de sus padres. 
  • Evitan las demostraciones de afecto por parte de sus familiares, sobre todo en público, porque las hacen sentirse avergonzados. 

Están buscando  su propia identidad, su verdadero “yo” que se irá concretando a través del tiempo y del entorno que les rodea.  Por medio de sus propias experiencias irán puliendo sus debilidades y delimitarán hasta donde pueden llegar.  

 Fortaleciendo los vínculos. 

“El mejor legado de un padre a sus hijos es un poco de su tiempo cada día.” O. A. Battista

Mientras comienza esa “ metamorfosis” en el interior de los pequeños no debemos dejarlos solos,  ni desentendernos de los cambios. El acompañamiento continuo, los consejos adecuados, el amor incondicional son absolutamente necesarios en este proceso. Algunas recomendaciones:

  • Llenarnos de  paciencia y  de comprensión.  Aunque no siempre sea lo más fácil, no obstante,  es necesario.  Respira varias veces antes de reaccionar con palabras groseras y fuera de tono,  ante algo que consideras una insolencia o un desafío.  Los pre adolescentes viven en un cambio constante de estados de ánimo y ser comprendidos es lo que necesitan, así que es mejor evitar las confrontaciones. 
  • Las normas y límites se deben mantener en casa, sin embargo, trataremos de ponernos de acuerdo con ellos en cosas que pueden o no hacer, recalcando sobre las que  no están sujetas a negociación, y las consecuencias naturales de ciertos comportamientos. 
  • Mantén la confianza y el diálogo abierto. Entra en su mundo y averigua cuales son sus mayores preocupaciones, pero hazlo con cautela y respeto para que no se sientan invadidos. Escúchalo con atención, mirándolo a los ojos, sin interrumpirle, y asintiendo con tu cabeza, pues un pequeño gesto demuestra tu interés. 
  • Respeta su silencio. Los momentos en que quieran estar solos, deben ser respetados.  La interrupción, o una  llamada a gritos, se percibirá  como una falta de respeto a su intimidad y a sus pensamientos. No siempre querrán hablar, ni contarte todo, como antes posiblemente lo hacían. 
  • Hacerles sentir amados. Ya no me quieres.. o le quieres mas a mi hermano pequeño… cualquiera de estas frases podría salir de su boca. Talvez necesitan una mayor  atención.  El amor incondicional dice, te amo.. a pesar de… Si bien no quieren las demostraciones de cariño en público, sin embargo, en privado lo necesitan, así que no dejes de abrazarlos, besarlos, y decirles lo importantes que son para ti.
  • Continúa con las rutinas sanas. Sin necesidad de ser demasiado estricto, no permitas que el hogar se vuelva un caos.

 Extrañaremos a ese niño afectuoso, que corría a abrazarte, o que te llenaba de besos.  La indiferencia  o la distancia que ahora demuestra  no significa que ya no eres importante, por el contrario,  te necesita para   esta travesía. Propicia    momentos especiales, una tarde de películas o  juegos, un paseo por el campo, unos  masajes con la ayuda de StoryBook en los que se reducirán los niveles de estrés, con la  disminución del cortisol, que no solamente le brindarán a tu hijito  esos sentimientos de cercanía y tranquilidad, sino a ti también. Lo que siembras hoy, lo cosecharás mañana. {{cta('1f826432-7139-4edd-ae1a-050d7a8a1cec')}}

References

Más Posts de Crianza