Crianza

Criar hijos en un mundo en deconstrucción

Daniela Vega

Escrito por:

Daniela Vega

Reviewed By

Subido el:

29/12/2023

Actualizado el:

2/2/2024

Tiempo de Lectura:

Table of Contents

Cada vez es más retadora la crianza de los hijos, sobre todo cuando muchos paradigmas que sostenían la sociedad han cambiado. No podemos decir que nuestros padres han hecho un gran trabajo y que  aquí estamos, que hemos sobrevivido, porque no sabremos si hubiésemos sido mejores como seres humanos.

Por deconstrucción entendemos el desarmar algo con el fin de revelar la base o la composición a menudo con la intención de exponer la orientación, los defectos o inconsistencias; o, dicho de otra manera, deshacer algo de manera analítica para darle una nueva estructura. 

Angie de 23 años está embarazada, y tiene un desacuerdo con su mamá Pilar de cuarenta y tantos sobre algunos aspectos de la crianza; Pilar dice que cuando la bebé nazca se tiene que fajarle (como tamalito) porque esa era la manera de hacerlo, porque para ella es   parte de su cultura. Angie le indica que según los expertos esto no es aconsejable porque puede dislocar la cadera.  Este es solo un pequeño ejemplo de como cambian las cosas de la manera en que se hacían antes. 

Son innumerables los cambios que hemos podido observar en poco tiempo, muchos conceptos e ideas que antes eran consideradas como aceptables, ahora ya no lo son. Por supuesto no podemos decir que todo lo que se creía o aceptaba era lo correcto, se han hecho aportaciones muy positivas, como la consecución de la igualdad de derechos de todas las personas, al margen del sexo, de la procedencia, del color de la piel o de los ojos, de la altura o de sus capacidades intelectuales.  Otros cambios excepcionales en la calidad de vida se han dado a través de los grandes descubrimientos en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, son realidades de las que nos podemos sentir orgullosos.

Estamos atravesando sin lugar a duda un cambio de paradigmas en cuanto a temas como la crianza, la perspectiva de género, los roles. Los paradigmas sociales son difíciles de cambiar y pueden ser diferentes entre una comunidad u otra, lo que significa que para un grupo puede ser socialmente aceptable mientras que para otro no lo es. 

  • ¿Quién cría a tus hijos?

Por otro lado, los cambios no son  siempre positivos, algo que está de moda, o que es nuevo, no está por encima de lo bueno, muchos valores que han sostenido a la sociedad siguen estando en vigencia hoy en día. 

Lo importante es que los propios padres se planteen que es lo que creen y que es lo que quieren para sus hijos, y no aceptar toda corriente y simplemente dejarse llevar por ella, es necesario plantearse sobre que fundamentos construyes tu propia vida. ¿Te has parado a pensar alguna vez cuáles son los valores más importantes para ti?, ¿has pensado a cuáles les das más importancia?, ¿cuáles de esos valores te gustaría transmitir a tus hijos?

El sistema de gobierno o las escuelas no van a ser quienes pongan las bases para la crianza de tus hijos. Es en el hogar y primordialmente en los primeros años donde se aprenden los valores y principios que regirán el futuro.  

Dentro del ajetreo de la vida diaria, que discurre entre el trabajo, conflictos en la relaciones, el stress financiero, el cansancio, hemos dejado que una niñera pasiva sea la que crie a nuestros hijos, ya que es con ella con quien pasan la mayor parte de su tiempo, esa niñera pasiva, llámese televisión o Tablet, es la que les enseña la manera de percibir el medio que les rodea, sin hacer una diferencia entre lo bueno o lo malo, o sobre lo que es correcto o no lo es. O son los influencers o personajes de la farándula quienes moldean las tiernas mentes de nuestros niños. 

Muchas veces los hijos, ocupan el último lugar en la agenda de los padres.  Según un estudio, hecho por una universidad americana, una gran cantidad de padres apenas conversan con sus hijos un promedio de 37 segundos al día.  

  • Eres lo que dices, pero sobre todo lo que haces.

Un niño que está en plena formación será más impactado por tus actos que por tus creencias y tus valores, ya que, aunque estos te definan, si tus palabras toman un camino diferente a tus acciones solamente se quedarán en buenas intenciones.  Si quieres que tu hijo respete a los demás, respétalo tu primero. Si quieres que su lenguaje no sea discriminatorio, no hagas comentarios respecto a cómo luce una persona porque viene de otra cultura. 

Los niños, sobre todo los mas pequeños, son como “esponjas”, es por imitación que aprenden a relacionarse y a comportarse en la sociedad en que vivimos. Así que tú serás el espejo en donde se mire. 

  • Ayúdale a desarrollar un pensamiento crítico. 

Aprender a pensar de forma crítica es una de las habilidades que los niños necesitan, en vista de que están expuestos a toda clase de información y a mucha presión del mundo que les rodea. Existen maneras para   desarrollar esta habilidad:

  • Hacer preguntas abiertas. Cuando te pregunte algo, no le respondas directamente, sino contéstale con otra pregunta “¿Qué piensas tú? ¿Qué crees que pasaría si…? Respeta sus respuestas, aunque no siempre sean las que tu esperas, mas bien anímale con otras preguntas, ¿Cómo lo harías tú? 
  • No tienes que esperar una respuesta inmediata, dale tiempo para pensar, así aprenderá a hacerlo antes de actuar. 
  • No todo tiene que ser tan formal, es durante los tiempos de juego y relax en los que puedes darle la oportunidad de expresarse.  
  • Mantén siempre abierto un canal de comunicación.

Los temas que nos parecen difíciles de abordar con los niños son justamente los que necesitan ser conversados con ellos. No te cierres ante situaciones con un “así se hace porque yo lo digo”, los límites que se imponían con castigo y autoritarismo ahora requieren de autocontrol y empatía.  Escúchalos con atención, ponte a su altura, toca su   mano o un brazo y mantén tu vista en sus ojos, de esa manera te ganas su confianza para que también estén dispuestos a escuchar lo que tienes que decirles. Allí es donde estamos en un proceso de deconstrucción, dejando atrás los viejos esquemas de crianza. 

Es mejor que seas tú quien inicie la conversación sobre temas que consideres que pueden influenciar de manera negativa en su formación, el consejo adecuado, la guía constante y los límites amorosos son los que proveerán un adecuado entorno para su desarrollo saludable. 

Los padres todavía tenemos mucho que aprender de las nuevas generaciones, pero también tenemos mucho que aportar. Sobre todo, siempre debemos estar atentos a que el hogar sea el lugar de refugio para los hijos, donde se sientan amados y aceptados no por sus logros sino por quienes son, forjando en ellos una autoestima saludable y la resiliencia necesaria para caminar con

References

Más Posts de Crianza