Masajes

Masajes Shantala y sus beneficios para el bebé recién nacido

Daniela Vega

Escrito Por:

Daniela Vega

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Suspendisse varius enim in eros elementum tristique. Duis cursus, mi quis viverra ornare, eros dolor interdum nulla, ut commodo diam libero vitae erat. Aenean faucibus nibh et justo cursus id rutrum lorem imperdiet. Nunc ut sem vitae risus tristique posuere.

Subido el:

29/11/2023

Actualizado el:

1/2/2024

TIempo de Lectura:

El masaje Shantala es una forma de expresar  el amor, la ternura,  el respeto y la comunicación al bebé que recién ha  llegado al mundo. Es una manera de decirle desde el corazón,  “ te amo”,  sin necesidad de palabras, sino con el toque suave de las manos, y de una caricia  mediante la  mirada que viene de lo mas profundo de nuestro ser.

Origen del masaje Shantala

Shantala es el nombre con el cual se conoce en el mundo occidental  a este tipo de masaje milenario,  fue  por medio del famoso ginecólogo y obstetra francés Frederick Leboyer, defensor del parto sin violencia,  quien, en un viaje  por India  en los años 50, observó en las calles de Calcula, a una sencilla mujer llamada Shantala que realizaba un masaje a su bebé, de manera natural. 

 "Leche y tacto, calor y abrazos y alimentos a través de las manos. Este arte sencillo, tan simple como antiguo ayuda a los bebés a aceptar que han nacido y les hace sonreír y florecer a la plenitud de la vida por dentro y por fuera.” 

(Shantala: Manos amorosas, Doctor Frédérick Leboyer)

 

Beneficios del masaje Shantala

El masaje Shantala se basa en una presión suave con  movimientos descendentes que buscan la relajación del bebé. El ritmo debe ser lento sin ninguna prisa. 

Para el bebé (en especial prematuro) 

Es especialmente beneficioso, sobre todo para bebés  que han nacido con bajo peso o prematuramente:

  • Ayuda a fortificar y tonificar los músculos.
  • Cimenta  su seguridad y confianza.
  • Fortalece el vínculo íntimo con sus padres.
  • Colabora con  su crecimiento.
  • Brinda armonía con su nuevo entorno.
  • Favorece el sueño.
  • Estimula el sistema nervioso.
  •  Mejora la digestión, evitando los  cólicos, gases y estreñimiento.
  • Hidrata la piel y la nutre.

Para mamá y-o  papá 

  • Produce una sensación  placentera que nos relaja.
  • Reduce la  depresión postparto.
  • Se conoce la personalidad del bebé y sus necesidades.
  • Refuerza la conexión afectuosa con el pequeñín.
  • Aumenta la confianza y familiaridad. 

 

¿Cuándo se debe dar  el masaje?

En el primer mes se debe comenzar con suaves caricias, evitando la cara del bebé. Poco a poco y con calma se integrará el masaje.

Aunque cada familia tiene su propio ritmo, lo más adecuado será buscar el momento preciso tanto para el bebé como para la mamá. Se podría  realizarlo por   la mañana o por la noche antes del sueño. Luego del masaje se le dará un  baño para completar el efecto de relajación. El masaje no se debe aplicar cuando el bebé esté recién alimentado. 

En caso de que el chiquitín  presente fiebre,  gripe,  o alguna infección no se debería  dar el masaje. 

 

¿Cómo hacer el masaje Shantala?

Es muy importante que la habitación tenga un ambiente cálido, ya que el bebé deberá estar desnudo. Evitar ruidos, para provocar la tranquilidad y relajación del pequeño.

Tómate unos momentos para estar en calma y paz contigo misma; cierra los ojos e inhala profundamente y luego dejar salir el aire. 

Los bebés  son extremadamente  sensibles, y podemos  trasmitirles nuestro  el estrés y nerviosismo.  

Utiliza  aceite de origen  vegetal, ya sea  de almendras, sésamo, o de  caléndula que es   recomendable para bebés y pieles sensibles. 

De preferencia  la mamá  debe estar sentada en el suelo, con las piernas extendidas, espalda bien derecha, hombros distendidos, o  en una posición  que sea cómoda, colocando al bebé sobre sus piernas para mantener el contacto físico. Aunque es recomendable colocar una tela impermeable ya que, por el efecto relajante,  el nene vaciará  su vejiga.

Comenzar con unos cortos minutos, e ir acrecentando sin un límite de tiempo, mientras sea   placentero, tanto para la mamá  como para el chiquitín.  

El contacto visual es de gran importancia, pues  comunicará  a tu angelito tu inmenso  cariño,  estableciéndose  nexos de amor duraderos y fuertes. 

Antes de comenzar pediremos permiso al bebé que, aunque pequeñito, comenzará a tener conciencia del respeto a su propio cuerpo, y por supuesto esperemos la respuesta,  y si no desea  el masaje por el momento aceptaremos su decisión. 

Frotemos las  manos  con el aceite para evitar que estén frías y para que se llenen de energía. Este tipo de masaje se debe dar con movimientos suaves y envolventes. 

Comenzar colocando  las dos manos sobre el pecho  y a  deslizarlas hacia fuera, siguiendo la línea de las costillas. Luego colocando al pequeño de lado tomar su brazo y hacer movimientos de torsión, masajear la palma de la mano  y estirar muy suavemente cada uno de los dedos.  

 Poner nuevamente al bebé boca arriba y masajear la zona del vientre, delicadamente hacia abajo. 

En este momento  coge los piececitos con la mano izquierda para sostener  las piernas alargadas y verticales. Con el antebrazo continúa  masajeando el vientre. 

Con las dos manos al igual que lo hicimos  en los brazos, hagamos     movimientos de torsión en  las piernas, principiando en los muslos y terminando en los tobillos. Hacerlo varias veces. 

Pasaremos  a  masajear la planta del pie con el dedo pulgar y con suavidad estiraremos cada dedito.

Ahora  lo ponemos  boca abajo para masajear su espalda, y con las dos manos haremos  movimientos de vaivén, primero con la una  y luego con la otra, hacia delante y hacia atrás. 

Deslizar una mano por  la espalda, desde la nuca hacia las nalgas. Seguir con  el mismo movimiento  hasta los talones, tratando de  que el bebé,  tenga sus piernas estiradas. 

Por último, acariciaremos su carita con las yemas de los dedos,  desde la frente hacia las mejillas, luego la base de la nariz  muy ligeramente alternando los pulgares de arriba abajo 

Déjate   llevar por tu intuición y comprende que es lo que el bebé y tu disfrutan más,  sin necesidad de  seguir un orden estricto. 

Al terminar abraza y besa a tu chiquitín por el momento maravilloso que han disfrutado juntos. 

{{cta('1cfe5ec2-a2e0-441f-8786-f4dc79c415bb')}}

References

Más Posts de Masajes